Cinco cosas que no debería hacer nunca una novia


Cada uno es libre de hacer lo que le apetezca en cada momento. Ese punto está muy claro y más en uno de los días más importantes de su vida. Disfrutar, reír, cantar y bailar hasta el amanecer. Sin embargo… cabe señalar que hay alguna cosa que es mejor que la novia evite para poder disfrutar mucho más del gran día, ese momento con el que tanto tiempo ha soñado. Por eso, hoy desde Wedealia os damos algunas recomendaciones:

consejos para la novia

  1. Querer ocuparse de todo durante el día D. Es prácticamente imposible. Por mucho que te guste tenerlo todo bajo control, perfectamente pensado y organizado. Son taaantas cosas y taaanta gente con la que compartir tu felicidad que lo más normal es que se te olviden un montón de detalles. Así que, confía en tu wedding planner si has contratado sus servicios o pide ayuda a tus familiares más cercanos o amigos. Ellos estarán encantados de poder participar activamente y compartir la contigo la responsabilidad.  Reúnete con ellos un par de días antes para poder explicarles calmada lo que necesitas de ellos.
  1. Por fin ha llegado el día y es cuando realmente nos ponemos nerviosas. No pierdas la calma en el momento de maquillarte y vestirte. No dudes en ese momento del peinado y el maquillaje elegidos. Piensa que es algo que también has pensado y probado con anterioridad y que seguramente contará con la aprobación de tus amigas íntimas, tus  hermanas, madre… Estás en manos de grandes profesionales que te dejarán preciosa; confía en ellos y disfruta de ese momento tan mágico. ¡Por fin vas a vestirte de novia!
  1. Pretender que tu día guste a todos por igual. Hay que asumirlo. Siempre habrá alguna persona a la que no le guste algo del enlace porque es sumamente improbable que todos los invitados tengan los mimos gustos. En el banquete por ejemplo, habrá a quien le encante la carne pero que quizá no le guste el postre. Habrá invitados que piensen que el cóctel es un exceso y otros, en cambio, piensen que ha sido escaso.  Y ésta diversidad de opiniones pasará con cada elemento de tu enlace: La ceremonia, la decoración, el vestido. Procura que no te afecte y piensa que vosotros lo habéis preparado con todo el cariño del mundo para que todos vuestros invitados disfruten y se sientan a gusto.
  1. La entrega del ramo. Muchas veces te sientes comprometida en dar el ramo a alguien que realmente no te apetece. Esa prima lejana que lleva doce años con su novio, la novia de un amigo de tu novio… Toma esa decisión con el corazón. Entrega tu ramo a una persona que te haga especial ilusión. Y que sepas que va a ser igual de ilusionante para quién lo reciba. Es un momento muy bonito e íntimo. No te lo pierdas solo por quedar bien. Si prefieres guardar tu ramo como recuerdo, dárselo algún familiar que ya no está, también estás en tu perfecto derecho. Es tú ramo y una decisión muy, muy personal.
  1. Brinda mucho, muchísimo y con cada uno de tus familiares y amigos pero… OJO. Cuidadito con beberte todas las copas de la barra libre. No te pases con el alcohol que, a veces, juega malas pasadas y más aún en días en el que las emociones están tan a flor de piel.  Si has tenido mucha tensión  durante los preparativos puede que te desinhibas demasiado y te conviertas en un mar de lágrimas de lo emocionada que estás. Si has tenido algún encontronazo contenido con tu suegra, puede que te vengas arriba y se lo digas en medio de la boda y se compliquen las cosas. En definitiva, eres una persona adulta y te conoces perfectamente.  Nosotros solo te aconsejamos que disfrutes muchísimo y que bebas con moderación para no perder demasiado los papeles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *