Cinco puntos (básicos) a tener en cuenta para preparar tu boda sin discusiones

Ponernos de acuerdo con nuestra pareja no es una tarea fácil. Nos cuesta un gran trabajo hacerlo en las cuestiones sencillas del día a día, de manera que a la hora de organizar una boda, la cosa se complica mucho más. Todos queremos hacer prevalecer nuestras opiniones porque (¡claro! tenemos la razón); y sin embargo, el tema de ceder y apreciar los gustos del otro… suele costarnos más.

Boda sin discusiones

En el artículo de hoy, queremos proponeros cinco cuestiones fundamentales en las que tendréis que llegar a un acuerdo para que la organización de vuestra boda sea un éxito y no un martirio. Pero tranquilos, con cariño y respeto todo se consigue. Estamos seguros que de poniendo un poquito de vuestra parte lograréis disfrutar muchísimo del proceso de organización.

Organizar boda sin discusiones

  1. ¿Dónde queréis casaros?

    ¿En la ciudad dónde vivís? ¿En el sitio dónde os conocisteis o dónde pasáis los veranos? Es un punto clave para no empezar con todos los preparativos enfadados y cada uno intentando ganar el pulso del “dónde”. Nosotros os recomendamos que lo hagáis en el sitio que verdaderamente os haga ilusión y qué barajéis las múltiples opciones que existen: hoteles, fincas, palacios, casas rurales… Si encontráis un sitio que os emocione a ambos será más fácil poneros de acuerdo sobre la localización. Se supone que es una vez en la vida y tiene que ser todo muy especial. Vuestros invitados estarán encantados de acompañaros allá dónde decidáis celebrarlo.

  2. ¿Qué tipo de ceremonia, civil o religiosa?

    En muchas ocasiones no hace falta ni hablar de este asunto porque está muy claro por las dos partes. Sin embargo, en otros casos, es un tema peliagudo. La novia quiere una ceremonia religiosa. El novio todo lo contrario; ¿qué hacer en ese caso? Dialogad y llegad a un acuerdo. Cualquier decisión y opinión es igual de válida. Sólo os hará falta sentaros a hablar con tranquilidad y explicaros el uno al otro porque es importante hacerlo por un rito u otro.

  3. ¿Boda íntima o multitudinaria?

    Muy importante tenerlo claro antes de empezar con los preparativos. En muchas fincas tienen un número mínimo de invitados, por ejemplo. Dependiendo de lo que decidáis y teniendo en cuenta los pros y los contras, os va tocar hablar con vuestras familias para, o bien darles manga ancha con las invitaciones (las bodas numerosas son las más rentables) o explicarles con mucho cariño que vuestro deseo es una celebración más íntima (siempre resultan más cercanas y entrañables) y que por lo tanto, sólo vais a invitar a los familiares y amigos más íntimos.

  4. ¿De mañana o de tarde?

    Cualquier opción es buena. Depende de lo que os apetezca más y de cómo soláis disfrutar más vosotros. Si os encantan los planes de mañana, aprovechar bien el día y acabar a una hora prudente, la boda de día será vuestra mejor opción. Las bodas de mañana son estupendas para aprovechar la luz del día para las fotos, y si se celebra en un espacio abierto, sorprender con una decoración espectacular. Si, por el contrario, os encanta salir a cenar fuera y bailar hasta el amanecer, disfrutaréis mucho más con una boda de tarde. Podéis aprovechar la noche para organizar una súper fiesta con DJ, un photocall divertido y hasta ¡fuegos artificiales! Decidáis lo que decidáis, será un acierto seguro.

  1. ¿Presupuesto?

    Un asunto a tener en cuenta desde el principio es el presupuesto que se tiene o cuánto os apetece gastaros. Una vez esto esté decidido, os vais a ahorrar muchas discusiones y además la organización será mucho más fácil porque podéis descartar muchas opciones. Os aconsejamos que hagáis una lista con las cosas que queréis tener sí o sí en vuestro día. Otra con las cosas que os gustaría tener pero que no son tan importantes y una última con lo que no queréis. Este método os ayudará a priorizar cuando tengáis que hacer algún ajuste en vuestro presupuesto. No os olvidéis de la figura “Wedding Planner“, que podrá ayudaros en todas estas cuestiones, además de haceros recomendaciones, proponeros ideas y encargarse de los aspectos más aburridos o engorrosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *