6 razones para contratar a un wedding planner y cómo elegirlo

Nervios, emoción… Por fin os habéis decidido a dar el gran paso y ahora todo es un mar de dudas. Elegir el sitio, los arreglos florales, las invitaciones, a quién invitar. Todo está en el aire y todo tiene que estar perfecto. Por eso hoy queremos daros buenas razones para contratar a un wedding planer. Sabemos […]

Nervios, emoción… Por fin os habéis decidido a dar el gran paso y ahora todo es un mar de dudas. Elegir el sitio, los arreglos florales, las invitaciones, a quién invitar. Todo está en el aire y todo tiene que estar perfecto. Por eso hoy queremos daros buenas razones para contratar a un wedding planer.

Sabemos que nadie te conoce como tú misma. Que tienes las cosas claras y sabes lo que quieres y lo que no. Lo que te gusta y lo que quieres que haya en un día tan especial. Sin embargo, no tienes por qué encargarte de todo al dedillo. Como verás, son muchas las ventajas de contratar a un wedding planner. Y te vas a convencer.

Razones para contratar a un wedding planner

Un profesional conocedor del sector

Llevas semanas ojeando todos los especiales de bodas de las revistas más importantes. Tienes todo Pinterest trillado. Hay millones de ideas dando vueltas por la cabeza y no llegas a ponerlo todo en orden.

Ante todo, un wedding planner es un profesional que conoce como nadie la organización de bodas. Él te ayudará a poner todas las ideas en su sitio y a marcarte los tiempos y te acompañará en todo el proceso de organización.

Además, un wedding planner u organizador de bodas está al corriente de todas las tendencias en bodas y podrá darte puntos de vista más creativos y realizables.

Presupuesto, presupuesto y presupuesto

Queremos hablar del presupuesto lo antes posible porque, al final, todo es cuestión del presupuesto con el que contemos. La principal razón por la que uno piensa que un wedding planner es superfluo es económica. No deja de ser un profesional más que tendrás que costear. Sin embargo, también es un gran conocedor del sector y de los proveedores de bodas, como hemos visto antes. ¿Qué implica esto? Optimización de resultados.

Tu wedding planner sabrá cuál es el presupuesto total de la boda y hará maravillas si es necesario para que obtengas lo que deseas al precio que se amolde al mismo.

>>> Accede a nuestro directorio para encontrar tu wedding planner

Trabajo acomodado a ti

El trabajo de un buen wedding planner comienza por el oído. Los buenos profesionales te escuchan y se molestan en conocer tus gustos y tus intereses. De esta forma, pueden ofrecerte opciones que se amolden completamente a lo que quieres en tu gran día. Al conocer además a los proveedores, sabrán dónde buscar cuando se te ocurra esa idea loca que no sabes cómo empezar a llevar a cabo. Y para no acabar con la ilusión, buscarán nuevas ideas para hacer que tu boda sea única y diseñada en exclusiva para ti.

Hasta el último detalle

La organización de la boda comienza por el día o por la localización, pero continuará por las invitaciones, los detalles con los invitados, la elección de la música, la ubicación y el estilo de los arreglos florales, si vais a poner cepillitos de dientes en los lavabos, si vais a dar a las señoras tacos para los tacones, si va a haber rincón de chuches o candy bar, cómo va a ser, si tiene que pasar algo especial a la entrada de los novios al banquete, el autobús… Es un no parar. El wedding planner se lo conoce todo.

Tu wedding planner te asesorará en la elección de cada detalle y no dejará pasar ni uno. Además, tendrá una idea de conjunto por lo que creará un ambiente armonioso e inigualable, reflejo de vuestra personalidad.

Tiempo

Juventud, divino tesoro, te vas para no volver. Visto la cantidad de cosas que tienes que tener en mente, ¿cuánto tiempo y esfuerzo tienes que dedicar a la organización del día de la boda?

El wedding planner te lo pone fácil. Primerísimamente y súper importante, tú no te tienes que pelear con los proveedores. Con esto no deberíamos buscar más razones. Pero es que además, se encarga de marcarte un calendario con la anticipación correcta para organizar cada cosa. Marca citas contigo para ir tomando las decisiones en el momento exacto. Y entre una y otra… nada. Sólo tu vida y tu amor, para que disfrutes de cada momento sin quebraderos de cabeza.

>>> Accede a nuestro directorio para encontrar tu wedding planner

El día de la boda

Es difícil saber cuál es la principal razón por la que contratar a un wedding planner, pero desde luego la tranquilidad que supone del día de la boda es top, top. No tiene sentido una novia o una madrina pegada al móvil por que se retrase un autobús. O un padrino que tenga que dejar el banquete para hablar con los del catering.

Las bodas son para vivirlas, disfrutarlas y exprimirlas. Para bailar, soñar y compartir un momento feliz con los amigos. Y el wedding planner estará ahí, en la sombra, para encargarse de que todo salga según lo planeado.

Cómo elegir a tu wedding planner

Vale, ya sabes que quieres un wedding planner en tu vida. Y ahora, ¿qué?

Pregunta a amigos y conocidos, valora casos de éxito o busca por Internet. Lo importante es contar con tu primera lista de candidatos.

Un factor a tener en cuenta es la cercanía. Puede que tu caso de éxito de la boda más bonita y cuidada a la que jamás hayas asistido esté en Bilbao, pero eres de Sevilla. Pues es probable que si lo eliges, la boda ya no sea tan idílica, porque a lo mejor el wedding planner no conoce el mercado sevillano. Además, cuenta con las entrevistas personales, los desplazamientos… En definitiva, todo será más fácil y preciso si buscas un wedding planner por tu región.

Plantéate qué tipo de servicios necesitas y cuáles te va a dar el wedding planner. Si lo que necesitas es una organización integral o sólo una ayudita con la decoración. Si de la decoración te encargas tú, pero necesitas a quien haga el resto… En función de lo que necesites, podrás valorar qué te sale más económico o qué profesional se adapta mejor a tus necesidades.

Finalmente, feeling y más feeling. Es súper importante acordar una entrevista con tus últimos candidatos. Habla con ellos, interésate por sus bodas realizadas y por su forma de trabajar. Y, sobre todo, siéntete a gusto en el trato personal y profesional. Al final, será como el vestido de novia, cuando sea el tuyo, lo sabrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *