Flores de otoño

La época del año en la que nos encontramos quizá no parezca la más idónea en lo que a flores y ramos de novias se refiere. Lo cierto es que la primavera y el verano son las estaciones ideales, pues en ellas se dan mayor cantidad de floraciones. Sin embargo, existen muchas posibilidades para crear […]

La época del año en la que nos encontramos quizá no parezca la más idónea en lo que a flores y ramos de novias se refiere. Lo cierto es que la primavera y el verano son las estaciones ideales, pues en ellas se dan mayor cantidad de floraciones. Sin embargo, existen muchas posibilidades para crear un ramo increíble si nos casamos en otoño, con opciones muy originales. Por un lado, la gama de colores de esta época del año incluye tonos cálidos que van desde los anaranjados y dorados, pasando por los tonos beige, tierra, hasta los rojos y burdeos e incluso azules y malvas. Además, podemos incluir en nuestro ramo hojas secas propias de la temporada, además de semillas, bayas y frutos.

En este artículo de hoy, queremos hablaros de algunas flores propias de esta estación que por su originalidad y belleza pueden ser una opción estupenda para nuestra boda otoñal.

 

Áster

Esta pequeña florecita podemos conseguirla desde verano hasta mediados de invierno–cuidado, es resistente al frío pero no a las heladas-. Hay cientos de especies, colores –blanco, rosa, morado, carmín…- y tipos, y aunque podemos elegir entre todas ellas, la variedad espigada es seguramente la más apropiada para los ramos. Recuerda mucho a la margarita y al igual que ésta, resulta fácil de combinar.

Dalia

Originarias de México, podemos encontrar muchas especies distintas de esta planta bulbosa. De la misma manera que el áster, las dalias florecen desde verano hasta las primeras nevadas, llegando a soportar temperaturas bajo cero. No sólo podremos elegir entre dalias de formas muy variadas –tipo cactus o pompón- sino también de una gran variedad de colores.

Estaticia

También es conocida con el nombre de “lavanda de mar” y existen más de 100 tipos de variedades y a pesar de que las encontramos en una amplia gama de colores, los más frecuentes son blanco, rosa y, cómo no, lavanda. Son unas flores ideales para casi cualquier tipo de arreglo floral y destaca en ellas su resistencia a pesar de lo ligeras que son. Ideales no sólo frescas sino también secas y en ramos de flores preservadas.

Hortensia

Lo bueno de la hortensia, que es un arbusto común, es que cada flor constituye un ramo por sí mismo, pues hay una gran cantidad de florecitas en cada uno de ellos. A pesar de que resisten bien el frío, durante el invierno se produce su época de reposo. Estas flores se encuentran en una amplia gama de colores, que como en casos anteriores abarca los blancos, rosas, púrpuras y azules.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *