Hombres guapos, elegantes… ¡Y que siguen el protocolo!

Parece que en las bodas los hombres pasan siempre a un segundo plano y son las mujeres las que cobran total protagonismo, siendo tanto así, que parece que poco importa la indumentaria de los caballeros. Y claro que importa, importa muchísimo. Tan mal queda una invitada de largo durante el día, que un invitado con […]

Parece que en las bodas los hombres pasan siempre a un segundo plano y son las mujeres las que cobran total protagonismo, siendo tanto así, que parece que poco importa la indumentaria de los caballeros. Y claro que importa, importa muchísimo. Tan mal queda una invitada de largo durante el día, que un invitado con deportivas en una boda de etiqueta.

Si eres hombre y te sientes discriminado porque nadie se preocupa de darte consejos sobre indumentaria, en Wedealia tenemos un espacio para ti en el que te ofrecemos información no sólo para bodas, sino para otro tipo de eventos, fiestas y celebraciones ¡No dejes que te vistan! Toma el control de tu atuendo con estos consejos.

Fundamental: la clave para poder elegir qué vestir es tener claro a qué tipo de celebración vas a asistir. Hoy vamos a diferenciar entre etiqueta y formal; y dependiendo de esto, podrás elegir entre frac, chaqué, esmoquin o traje. Te explicamos las diferencias.

 

El Frac

El frac es muy fácil de recordar: es el vulgarmente conocido como “traje de pingüino”. Es la prenda masculina de mayor etiqueta, y por tanto debe llevarse en eventos donde se pida máximo nivel protocolario. No nos preocuparemos de si acertamos porque en la invitación se especificará. Y si se especifica… hay que llevarlo, no es opcional. Es el elegido en eventos de noche y celebrados en lugares cubiertos tales como cenas de estado, cenas de gala, actos reales y diplomáticos, entrega de premios y actos académicos. No es el más recomendado para bodas, pero si se pide, se lleva.

El frac consta de las siguientes prendas: levita, chaleco, pantalones, camisa y pajarita. La levita es siempre negra, corta por delante y con dos faldones largos por detrás a cada lado acabados en pico. Lleva además solapas de seda y aunque lleva abotonadura, debe llevarse abierta. El chaleco es obligatorio y además debe ser siempre de piqué color marfil. (La única excepción que se contempla es el chaleco negro para recepciones en el Vaticano.) De la misma manera, el frac siempre debe llevar pajarita (normalmente blanca, también en el Vaticano) aunque se admiten otros colores; y no admite corbata. La camisa también debe ser blanca y habitualmente con cuello diplomático y puños (que asoman por la chaqueta) cerrados por gemelos. Por último, los pantalones son rectos, negros y opcionalmente pueden llevar franjas de seda en los costados. Los zapatos siempre deben ser negros de charol y acordonados.

Como complementos, el frac admite condecoraciones y medallas, sombrero de copa, guantes, capa y bastón de paseo. Los trajes nacionales gozan de la misma etiqueta que el frac.

 

El Chaqué

Esta prenda también podemos recordarla de manera fácil si pensamos en un jinete que monta a caballo vestido de etiqueta. Y es que el origen de esta original confección viene precisamente de los jinetes ingleses que buscaron una prenda cómoda pero elegante a la vez, para vestir cuando practicaban hípica. Éste es el origen del que es el atuendo más recomendado para bodas, especialmente las que se celebran de día tanto para espacios abiertos como cerrados.

Un chaqué está compuesto por estas piezas: levita, chaleco, pantalón, camisa y corbata. La levita es recta con un botón y faldones circulares de color negro, azul noche o gris marengo (aunque ahora también se admiten colores) y siempre se viste cerrada (menos cuando estamos sentados). Siempre lleva debajo chaleco, que es recto o cruzado y de color variado o incluso estampado (el novio lleva un color en exclusiva). La camisa es blanca, rígida, sin botones en el cuello y de puño doble para gemelos. A diferencia del frac, los puños y manga de chaqueta compensados y no asoman. La corbata será de seda, con color a elegir a juego con el chaleco y se recomienda vestirla con nudo Windsor. Los pantalones serán negros, azul noche, gris marengo o con raya diplomática y a juego con la levita. Y para terminar, los zapatos son negros, mate y acordonados.

Al igual que el frac, el chaqué también admite complementos: sombrero de copa (negro o gris), guantes, bastón de paseo, flor o pañuelo (nunca ambas cosas) y tirantes. Sólo admite condecoraciones si son en miniatura y su nivel protocolario equivales al traje regional

 

El Esmoquin

El esmoquin (tuxedo para los americanos y dinner jacket para los británicos) también tiene un origen curioso: es la chaqueta que utilizaban los caballero en Reino Unido para fumar. Reconocerlo es muy fácil pues es ejemplo de elegancia muy asociado al cine: cuando penséis en este modelo, recordad al seductor James Bond. De la misma manera que el frac, el esmoquin no ha sido por tradición la indumentaria más apropiada para una boda, sino que se utiliza más para fiestas pero lo cierto es que la tendencia está cambiando y ahora está bastante de moda. Eso sí, se lleva en celebraciones de noche.

Un esmoquin consta de estas piezas: chaqueta, chaleco o fajín, pantalones, camisa, pajarita o corbata. La chaqueta es de color negro, azul oscuro, granate o blanco (éste último sólo para verano y en espacios abiertos). Se llevará recta o cruzada (en este segundo caso se prohíbe el fajín) con solapas en pico de seda o raso brillante. Sólo se abrocha el botón superior y no se debe quitar nunca. El chaleco debe ir a juego con el color de las solapas y el fajín con el color de la pajarita. La camisa será blanca, con puño doble para gemelos y cuello de pajarita, que será negra, del color de las solapas de la chaqueta o algún color a juego. También admite corbata negra o a juego, pero es lo menos recomendado. Con respecto a los pantalones, siempre serán de igual color que la chaqueta, excepto si la chaqueta es blanca; entonces el pantalón será negro. En general, son de corte clásico, y con una cinta de seda lateral. Los zapatos negros de charol acordonados.

Po último, los complementos: guantes, pañuelo, abrigo negro, bufanda blanca y chistera; pero no admite condecoraciones.


El Traje

El traje se encuentra en el nivel más bajo del protocolo formal y no se define como etiqueta, sin embargo es el atuendo más elegido y utilizado en las bodas porque abandona la rigidez que acabamos de ver y da a los hombres la posibilidad de ser creativos y tener un estilo propio.

Es por eso que aquí dejamos mayor libertad y no tenemos tantas particularidades que comentaros: básicamente, seguid el sentido común y tratad de dejaros llevar por el buen gusto, aunque pedir consejo nunca está de más (por ejemplo, a quien nos venda o alquile el traje). Por ejemplo, podremos utilizar colores claros para el traje si la boda es de día, pero nunca de noche (con los colores oscuros se acierta a cualquier hora). Importantísimo, no quitar nunca la chaqueta ni la corbata o pajarita: da igual que no vayamos de máxima etiqueta, chicos, ¡no podéis desnudaros en una boda! Las camisas pueden ser de color, pero normalmente lisas, sin bordados ni encajes y abotonada. Aunque podemos llevar una camisa normal, es una oportunidad para llevar esos gemelos tan estupendo que no nos ponemos en el día a día, y le darán al conjunto un toque muy elegante. Suele llevarse corbata, que admite alfiler, pero la realidad es que cada vez se llevan más las pajaritas, y no rompen el protocolo. Cuidado con los cinturones y los zapatos: que sean elegantes y no los de todos los días, procurando que unos no tengan hebillas horteras o los otros sean de tipo “sport” (los zapatos de tipo clásico y acordonados nunca fallan). Opcionales también serían algunos complementos como pañuelo o flor, que vayan a conjunto con alguna otra prenda. Pero en general, lo más importante para llevar bien un traje es que no nos quede ni grande ni pequeño, sino que nos siente perfecto, que nos quede “clavado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *