¡Sí, quiero! o la ilusión del compromiso – El testimonio de una chica Wedealia

Gracias a la Feria 1001 Bodas tuvimos la oportunidad de conocer personalmente a muchas de nuestras seguidoras y lectoras. Hablamos con ellas de muchos temas, profesionales y personales, y durante una de estas charlas tan cercanas, Elena, una novia que prepara su boda para la próxima primavera, nos contó que de todos los sentimientos experimentados en los últimos meses (desde la ilusión al vértigo) el momento que recuerda con más cariño, y que todavía hoy le produce una gran emoción, en el que ella y su novio se comprometieron.

Nos gustó tanto su testimonio y su ilusión del compromiso que le pedimos que nos lo escribiera para poder compartirlo con todos vosotros y para animaros a que nos contéis vuestras propias historias. Ésta es la de Elena.

“Siempre soñamos con ese instante: el momento en el que el amor de nuestra vida nos pide que nos  casemos él para pasar el resto de nuestra vida juntos.  Es tan de cuento de princesas, ¡tan mágico! Quizá hemos crecido con ese ideal en la cabeza por culpa de las películas y la realidad es otra muy diferente. Cada uno tiene su forma de vivir, de pensar y de llevar su relación. Unos deciden casarse y luchan por permanecer juntos para siempre, otros, sin embargo, no lo creen necesario y gozan de un amor eterno.

Nosotros hemos tenido la oportunidad de decir sí y queremos contaros lo ilusionante que fue ese día.  Aunque el hecho de la “pedida de mano” pueda resultar arcaico la realidad es que a casi todas las mujeres les hace mucha ilusión. Y aunque solo sean unas palabras: “¿quieres casarte conmigo?”, el hecho en sí tiene mucho, muchísimo más significado. Es compromiso, lealtad, amor, sinceridad, unión, futuro, ilusión, planes, proyectos… En definitiva,  significa planear una vida junto a la persona que quieres. Y eso, en muchas ocasiones, puede dar vértigo pero lo cierto es que es realmente emocionante.
La ilusión del compromiso¡¡Wooow!! ¡Me he prometido! Esto va en serio y aunque sabías desde tiempo atrás que tu relación era estable y duradera ahora las cosas se han formalizado realmente. Y de repente, tu cabeza hace clic. Miras a tu chico de una forma diferente; sabiendo que apuestas por él y él por ti, que lo queréis todo para siempre. Y eso te llena de seguridad y de calma. Y no hay nada más fundamental en el amor verdadero que la paz. Y la paz, en el amor, la trae la calma, el sosiego y la seguridad. Cuando tu pareja verbaliza que quiere estar contigo para siempre y utiliza un anillo como símbolo manifiesta lo firme y seguro que se siente a tu lado. Y a las mujeres ese gesto nos llena de alegría e ilusión. Ilusión  por empezar a pensar en el día más importante de tu vida: la boda. En la gente que quieres que os acompañe, en tu vestido, en dónde te gustaría que sea el enlace,  en el banquete, en la soñada luna de miel… Desde ese momento te espera una época maravillosa. Un año que pasará muy rápido y que lo vivirás de forma muy intensa, tan intensa que muchas veces, discutirás y te pondrás nerviosa pero no son más que nervios por querer que todo salga a la perfección.

Más allá de los preparativos y todo lo material es el amor lo que prevalece; y lo que hace que tus ojos tengan un brillo especial. Prometerse amor eterno es de las cosas más sinceras y valientes que existen hoy en día. Eso sí, tienes que sentirlo con todo tu corazón y hacerlo de la manera más sincera. ¡¡Qué viva el amor!!”

Muchísimas gracias Elena por tu generosidad al compartir con todos nosotros tus palabras sobre el compromiso. Nos encantó conocerte en la Feria 1001 Bodas. Os deseamos toda la felicidad del mundo.

*Si quieres ponerte en contacto con nosotros y contarnos tu historia para que la publiquemos en nuestro blog, escríbenos a info@wedealia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *