Tips para un buen discurso


¿Tú mejor amiga te ha pedido que digas unas palabras en su boda? ¿Tienes que dar un discurso en los postres en la boda de tu hermana? ¿Te sientes agradecida por la propuesta  y a la vez odias a tú hermana, prima, mejor amiga por semejante “papelón” ?  ¿No sabes por dónde empezar? ¿Te estás empezando a poner muy nerviosa? No sufras más. Estamos aquí para ayudarte.  El discurso que debes dar debe estar a la altura de las circunstancias y por eso tienes que invertir tiempo y todas tus ganas y sentimiento para que sea todo un éxito.

Coge papel y boli y anota los consejos para tu discurso

Discurso en boda

  1. Anécdota

    Puedes romper el hielo empezando tu discurso con una anécdota. Algo que hayas vivido con los protagonistas. Una anécdota curiosa o graciosa que ponga en situación a las personas presentes el tipo de relación que existe entre vosotros.

  2. Tipo de gente

    Conoce bien el tipo de gente que va a estar presente. No es lo mismo dedicarle unas palabras a alguien si delante está toda su familia.  Si por el contrario, se trata de una ceremonia más distendida y predominan los amigos, puedes hacer un discurso más distendido y, quizá, contar alguna anécdota un poco más “subida de tono” pero, ojo, mucho cuidado con ridiculizar o poner en evidencia a los protagonistas. No es el momento.

  3. Práctica. Práctica. Práctica.

    Frente al espejo. Mientras sales a hacer deporte. Dónde quieras pero recítalo antes del gran día. Hará que corrijas la entonación. Sabrás dónde hacer las pausas y cuánto tiempo dedicar a cada una. Y, además, te dará mucha seguridad.

  4. No leerlo

    Procura no leer el discurso. Aprende de memoria lo que quieras decir y aunque no es necesario que recites como un papagayo si es importante que tengas en mente los puntos que quieres tratar y el orden de los mismos.

  5. No te compliques

    Cuanto más fácil hagas tu discurso mucho mejor. Trata de hacer oraciones sencillas y cortas. Ten en cuenta que la gente no recuerda mucho lo que escucha, así que no te enrolles demasiado con historias que solo entendáis vosotros. Los mejores mensajes incluyen un mensaje relevante y algunas grandes historias para ilustrar el mensaje que estamos contando.

  6. Relájate

    Importante la expresión corporal. Ponte derecho. Levanta la barbilla y alza tu voz  (sin gritar). Es importante que acompañes tu discurso con delicados movimientos de mano y diferentes gestos y expresiones faciales. Y, por favor, no olvidad vocalizar y hablar despacio. Siempre comentemos el mismo error y es por culpa de los nervios. Queremos acabar rápido y tendemos a hablar muy rápido.  Es una pena porque realmente te hace mucha ilusión decir lo que has preparado y dedicar a tus  amigos esas palabras tan especiales. Relájate y disfruta. De verdad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *