Una boda de PELÍCULA

Las bodas han sido, desde los comienzos de la historia del cine, una fuente de inspiración para el séptimo arte. Dramas, comedias, cine animado… ningún género se le resiste. Os ofrecemos en esta ocasión una selección películas maravillosas basadas en esta temática; y si bien no todas resultarán inspiradoras (¡La novia cadáver!), seguro que al […]

Las bodas han sido, desde los comienzos de la historia del cine, una fuente de inspiración para el séptimo arte. Dramas, comedias, cine animado… ningún género se le resiste. Os ofrecemos en esta ocasión una selección películas maravillosas basadas en esta temática; y si bien no todas resultarán inspiradoras (¡La novia cadáver!), seguro que al menos nos hacen disfrutar de estas lluviosas tardes navideñas.

 

Historias de Filadelfia (1940)

Ésta película es uno de esos clásicos inolvidables: no sólo por el maravilloso elenco que la protagoniza sino por ser una de las mejores comedias de la historia del cine. George Cukor sitúa su historia en una mansión de Filadelfia en torno a los años 40, donde los Lord se preparan para celebrar la segunda boda de su hija Tracy (Katharine Hepburn), quién estuvo casada con C.K. Dexter Haven (Cary Grant), y que ahora contraerá matrimonio con el rico y aburrido George Kittredge (John Howard). Para cubrir el evento no podía faltar la prensa sensacionalista, formada por la pareja de periodistas, Macauley Connor (James Stewart) y Elizabeth Imbrie (Ruth Hussey). Una maravillosa y devertidísima comedia de enredos, ganadora de dos premios de la Academia norteamericana.

El hijo de la novia (2001)

Nominada al Oscar como mejor película de habla no inglesa, es seguramente una de las películas más recordadas de Ricardo Darín. En ella interpreta a Rafael, un hombre esclavo de su trabajo sin apenas vida familiar y con muy pocos amigos que, alérgico a las relaciones serias, comprueba cómo sus padres ya mayores y enfermos, tienen mucho que enseñarle acerca del amor y del compromiso: han decidido casarse por la Iglesia ya casi al final de sus vidas. Prepara el paquete de pañuelos de papel: no es de lágrima fácil pero llorarás.

La novia cadáver (2005) 

El magnífico cine de animación de Tim Burton no podía faltar en nuestra lista. La recreación del mítico cuento gótico romántico se lleva a cabo en esta pequeña maravilla de 75 minutos. En este tétrico triángulo amoroso, Víctor deberá elegir entre una joven con la que se ha comprometido por conveniencia, y una difunta a la que sin querer, coloca un anillo de compromiso. Lo mejor de la cinta, los personajes, la ambientación (digna recreación de los paisajes Friedrich) y la música que interpretan nuestros animados protagonistas. Una satírica reflexión sobre el aburrimiento del mundo de los vivos y el divertidísimo mundo de los muertos, con momentos de auténtica carcajada.

La novia (2015) 

Lorca llevado a la gran pantalla es siempre un buen reclamo, además de una labor muy arriesgada, pues el genial dramaturgo sitúa el listón muy alto. Esta adaptación de “Bodas de sangre”, nos relata la historia (basada en un caso real que impresionó mucho al autor y a la sociedad española del momento) de una novia arrepentida que toma una importante decisión el mismo día de su boda y que cambiará su vida y la de sus familiares para siempre. Una tragedia amorosa con una cuidadísima fotografía y unas interpretaciones extraordinarias para unos papeles verdaderamente difíciles. Paula Ortiz le da un toque diferente a la clásica obra de teatro pero respetando el ritmo y la pureza poética de Lorca, al que por cierto, seguro que le habría gustado esta adaptación ganadora de dos premios Goya.

Cuatro bodas y un funeral (1994)

Empezamos con un clásico de los 40 y terminamos con otro de los 90. Charles (Hugh Grant) llega a esa crítica edad en la que todos tus amigos empiezan a casarse y tú te quedas a verlas venir. Sin embargo, en una boda a la que asiste como invitado, conocerá a una guapa americana (Andie Macdowell) de la que se enamora y con la que coincidirá en otros enlaces. Una de las comedias románticas más entrañables y recordadas que, aunque sorprenda, cuenta ya 22 años de existencia. Con una estupenda banda sonora que le consiguió un lugar a “Love is all around” de Wet Wet Wet en el imaginario colectivo, esta cinta cuenta con algunos momentos memorables: Mr.Bean como oficiante de bodas y el panégirico del funeral. Una de esas películas que uno no se cansa de ver cuando la reponen en televisión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *